NO ES DEMOCRACIA



Cumpliendo con mi palabra en el artículo SISTEMA TRIBUTARIO INJUSTO, os hablo en éste, de lo que es democracia, de forma escueta y sencilla. 
Tranquilidad, ya sé que algunas personas, todo lo relacionado con política les provoca un sarpullido o sudor frío. Pero en el presente artículo, trata de reflexionar y agitar conciencias sobre nuestro sistema de gobierno, que condiciona gravemente el ejercicio de nuestras libertades desde el prisma del empoderamiento de la sociedad civil, los ciudadanos y ciudadanas, en definitiva.
No sé si con esta introducción, he empeorado las somatizaciones.
¡Vamos allá!

Las elecciones no son una conquista, son una antigua herramienta de los nobles para no tener que negociar con todo el mundo.
A lo que llamamos democracia, realmente es un gobierno representativo.
En Grecia nació la democracia y se caracterizaba porque:
Se desconfiaba de los/as cargos electos/as, por lo que las representantes no podían ejecutar nada sin consultar a la asamblea, donde cada uno se representaba a si mismo. En consecuencia, no decidían en su nombre, ejecutaban sus elecciones y proponían acciones.
El flujo de poder iba de abajo a arriba.
Para aumentar la seguridad en el sistema, los cargos no eran elegidos, sino seleccionados por sorteo, previo examen de capacitación. Por lo tanto, las representantes eran gente preparada y sin  causas pendientes, y a lo largo de la vida se asumía una vez el cargo. De esta forma se evidenciaba la participación ciudadana y se repartía el esfuerzo del cargo.
Consecuentemente, este sistema funciona con la participación, no cediendo el poder.
De hecho, la palabra idiota, viene del griego y era aquella persona que no quería asumir el cargo o participar.

¡Sí funciona!, durante 200 años funcionó, lo mismo que lleva durando el sistema de gobierno representativo actual.
La asamblea como corazón que irriga vida a la democracia.
Tu opinión cuenta y querrás ir a la Asamblea. El poder de cambiar las cosas nos dará ganas de hacer política.
Afortunadamente, en la democracia, el programa electoral y las promesas no existen porque carecen de valor y no influye en la elección.
Desaparecen los partidos, para que que el actor principal sea la persona, que carente de afiliación, está más dispuesto a llegar a acuerdos y avanzar, en vez de pelearse y ganar al oponente de signo contrario.

Cuando dejemos de llamar democracia a lo que no es, igual queremos vivir en democracia.

 No es una utopía, en la actualidad, existen en varias regiones del mundo un programa experimental llamado presupuesto participativo (PP) que funciona.
El presupuesto participativo, ha creado un cuarto poder, él de los ciudadanos que asumen directamente la toma de decisiones. Esta democracia participativa ha modificado el funcionamiento del sistema político: la sociedad civil ha conservado su independencia y puede continuar desempeñando el papel de contrapoder; la comunicación entre los representantes o los funcionarios y el resto de ciudadanos se ha intensificado. 

No hay que inventar la rueda, la DEMOCRACIA ya está inventada por Grecia. Mediante este sistema participativo nos podríamos involucrar en la toma de decisiones, seríamos gestores y gestoras de nuestro desarrollo.
Para ello, hay que crear conciencia y darse cuenta que los derechos no se generaron espontáneamente, fue la lucha política. De este modo, las personas lo entienden y quieren entrar en el proceso participativo.

En este momento, el capitalismo ha sembrado que mejorar va ligado a lo económico, para consumir más (CONSUMO EN NUESTRO ADN). La economía solidaria y cooperativa como parte del modelo y no como solidaridad, son una alternativa viable.

Comentarios

  1. Buena reflexión para tiempos preelectorales en el país vasco

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tu aportación es importante, nos ayuda a mejorar, gracias.

Entradas populares de este blog